Cómo prevenir


¿A qué edad debe hablar con su hijo/a sobre el abuso sexual? Es mejor empezar a hablar lo antes posible, utilizando conversaciones apropiadas para su edad. Aquí presentamos los conceptos básicos para padres y cuidadores.

Edúquese

+
Niña en una computadora portátil Niña en una computadora portátil

Es útil conocer los datos sobre el desarrollo sexual saludable y el abuso sexual infantil. Primero asegúrese de sentirse cómodo/a al hablar sobre el tema. Si se siente cómodo/a usando las palabras, su hijo/a lo sentirá y sabrá que puede hablar con usted. Una conversación como esta no necesita ser una gran “conversación”, pero puede ser algo que aborde de forma gradual. Si está relajado/a y es fácil hablar con usted, puede ser un adulto accesible al que su hijo/a puede hacer preguntas o expresar cualquier inquietud.

Para obtener más información, visite estos recursos

Aprenda sobre el desarrollo saludable

+
Padre e hijo chocan los cinco

También es útil conocer los comportamientos típicos para cada etapa del desarrollo de un niño. Sepa cuáles son las etapas normales de desarrollo para niños en edad preescolar, primaria y secundaria, así como para adolescentes. Conozca las señales de abuso sexual. Será más fácil identificar comportamientos normales y comportamientos que podrían ser preocupantes. No espere hasta que sea demasiado tarde para conocer las señales de abuso sexual.

Padre e hijo chocan los cinco

Para obtener más información, visite estos recursos

Hable con su hijo/a o adolescente

+

Las conversaciones con su hijo/a o adolescente deben ser abiertas, casuales y continuas. A medida que crece la comprensión de su hijo/s sobre el mundo, las conversaciones también pueden crecer.

Madre que habla con su hijo

Cómo hablar con su hijo/a

Las conversaciones sobre sexualidad y abuso sexual pueden empezar mucho antes de que un niño llegue a la pubertad. Cuanto antes un padre inicie conversaciones sobre el desarrollo sexual saludable, la forma en que cambia el cuerpo y el abuso sexual, todo resulta mejor. Aquí le presentamos algunos consejos para empezar la conversación.

  • Nombres de las partes del cuerpo: Nombrar de forma adecuada y hablar abiertamente sobre las partes del cuerpo ayuda a los niños a ganar respeto por sus cuerpos y los cuerpos de los demás. Estas conversaciones ayudan a los niños a no sentirse ruborizados o avergonzados por sus cuerpos y evitan guardar secretos y el silencio. Enseñar a los niños los nombres de las partes del cuerpo también les da los términos correctos para hacer preguntas o hablar con usted sobre cualquier preocupación o inquietud.
  • Enseñe cuáles son los límites saludables: Enseñarle a su hijo/a que está bien decir “no” a ser tocado/a y respetar cuando alguien le dice “no” les permite establecer y respetar límites saludables. Si es útil, hable con otros adultos sobre los límites y pídales que respeten si un niño/a dice “no” a un abrazo u otro afecto físico. Esto da un mensaje coherente sobre el respeto de los límites del otro. Y asegúrese de respetar los límites de un/a niño/a en el juego y en el afecto.
  • Asegúrese de que las conversaciones continúen: No es necesario poner todo en una gran “conversación” sobre sexo. Hablar abiertamente sobre el desarrollo del cuerpo, límites y sexualidad puede ser parte de las conversaciones cotidianas en curso.
  • Participe en la vida de su hijo/a: Participe en las actividades de su hijo/a, pregunte qué está haciendo, conozca a los padres de los amigos de su hijo/a y conozca a los otros adultos con los que su hijo/a podría hablar le ayuda a mantenerse conectado/a e involucrado/a.
  • Hable acerca de los medios y la tecnología: A medida que aumenta el uso de la tecnología, es una parte cada vez mayor de la vida de los niños y adolescentes. Hacer preguntas sobre la tecnología que no comprende, hablar sobre lo que está haciendo su hijo/a y supervisar el acceso (especialmente durante los primeros años) le ayudará a controlar lo que su hijo/a ve y escucha. Al igual que enseñar a los niños a cruzar la calle, lleva tiempo enseñarles cómo estar en línea de manera segura.
Madre que habla con su hijo
Para obtener más información, visite estos recursos
Madre preocupada que da consuelo y habla con su hija

Cómo hablar con su adolescente

A medida que un/a niño/a se convierte en adolescente, las conversaciones sobre la prevención del abuso sexual pueden volverse más complicadas. Los adolescentes empezarán a buscar relaciones fuera de la familia para conseguir amigos, seguridad y consejos. También pueden sentirse confundidos o avergonzados por su propia sexualidad en desarrollo, lo cual hace que hablar con los padres o tutores sea más difícil. A medida que los adolescentes pasan por estas etapas de exploración, también están en mayor riesgo, por lo que responder preguntas y ser accesible es una forma de ayudar a mantener seguros a los adolescentes.

Madre preocupada que da consuelo y habla con su hija
  • Sea realista y edúquese: Cuando los adolescentes buscan información sobre sexo, sus fuentes de “amigos” pueden no ser confiables. Los padres pueden intentar hablar con sus hijos adolescentes y hacerles saber que están disponibles. Si un adolescente se resiste a hablar, los padres pueden preguntar si hay alguien más con quien se sentiría cómodo y/o encontrar libros o videos con información apropiada para su edad.
  • No posponga las conversaciones: Los padres pueden encontrar pequeñas formas de hacerles saber a sus adolescentes que están disponibles para hablar. Incluso si el adolescente no quiere hablar, usted le está haciendo saber que puede acercarse a usted.
  • Explique el consentimiento: Es importante que los adolescentes sepan que tienen derecho a dar o rechazar el consentimiento, independientemente de su estado civil. Pueden decir “no” en cualquier momento. Y es tan importante que respeten los derechos de los demás a decir “sí” o “no”. Conozca las leyes de consentimiento en su estado, tribu o territorio.
Para obtener más información, visite estos recursos

Seguridad familiar y comunitaria

+
Padre e hijo hablando

Planificación de seguridad familiar

Una forma de proteger a sus hijos es crear un plan de seguridad familiar. Un plan de seguridad pone a todos los miembros de la familia en la misma página y le permite empezar conversaciones importantes sobre los límites, las interacciones saludables y la forma de hablar sobre las expectativas cambiantes a medida que los niños crecen. Aquí presentamos algunas ideas para empezar:

Padre e hijo hablando
  • Eduque a todos en la familia: Asegúrese de que cada adulto sepa sobre el desarrollo sexual saludable en los niños y las señales de advertencia de abuso sexual infantil. Enseñe a los niños los nombres propios de las partes del cuerpo para que sean conscientes de sus propios cuerpos.
  • Empiece la conversación: Hable con sus hijos y adolescentes y hágales saber que está abierto a preguntas. Si ha usado las palabras en voz alta, se sentirán más cómodos cuando tengan inquietudes.
  • Establezca límites familiares claros: Establezca pautas familiares claras para la privacidad personal, respeto, seguridad, comunicaciones y comportamiento saludables. Hable sobre ellos y demuestre respeto por estas pautas. Igualmente importantes son las conversaciones sobre qué hacer cuando alguien ignora o viola una pauta dentro o fuera de la familia. A medida que el niño crece, es posible que los límites y las pautas deban cambiar.
  • Involucre a los adultos seguros: Identifique a las personas fuera de la familia con las que pueda hablar si existe alguna preocupación. Asegúrese de que nadie en su familia esté aislado. Sin embargo, incluso si un amigo o pariente cercano parece muy amable o interesado, haga más preguntas. Es posible que no sea seguro que su hijo/a confíe en esa persona.
  • Conozca sus recursos locales: Conozca las agencias en su área y cómo contactarlas. Considere hacer una lista de recursos para que todos la tengan.
Para obtener más información, visite estos recursos
Niño que aprende a jugar béisbol

Seguridad en la comunidad

Las organizaciones que trabajan con niños y adolescentes se enfocan en crear entornos seguros para que puedan crecer, explorar, aprender y divertirse. Parte de su compromiso es garantizar que los niños y adolescentes estén seguros mientras participan en actividades patrocinadas por la organización.

  • Verifique las organizaciones a las que asiste su hijo/a: Para evitar el riesgo de abuso sexual infantil, las organizaciones crean políticas y culturas organizacionales en las que se analiza, aborda y previene el abuso sexual infantil. Cada organización será diferente (p. ej., campamento de verano, organización religiosa o programa extracurricular) debido a la misión de la organización, la edad de los niños o adolescentes a los que sirven y las actividades que ofrecen.
  • Promueva políticas seguras: Si forma parte de una organización que trabaja con niños o adolescentes, puede ayudar a promover nuevas políticas que apoyen a los niños y los mantengan más seguros. Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades establecieron seis componentes para la prevención efectiva del abuso sexual infantil:
    1. Evaluación y selección de empleados y voluntarios
    2. Pautas sobre las interacciones entre individuos
    3. Monitorear el comportamiento
    4. Garantizar entornos seguros
    5. Responder a conductas inapropiadas, violaciones de políticas y acusaciones y sospechas de abuso sexual infantil
    6. Capacitación sobre prevención del abuso sexual infantil
  • Aliente a las organizaciones a colaborar: Las organizaciones también pueden trabajar juntas para crear comunidades más seguras para todos los niños y familias.
Niño que aprende a jugar béisbol
Grupo de adolescentes caminando por el pasillo

Seguridad en las escuelas

La seguridad en la escuela es importante. Ya sea a nivel K-12 o universitario, las escuelas ofrecen una oportunidad única para abordar el abuso sexual, la agresión sexual y la mala conducta sexual en los estudiantes bajo su cuidado, tanto para prevenir como para responder a la agresión sexual y la mala conducta.

Grupo de adolescentes caminando por el pasillo
  • Conozca sus leyes estatales: En el caso de las escuelas que trabajan con niños y adolescentes, los adultos tienen la obligación de reportar cualquier sospecha de abuso sexual contra un niño bajo su cuidado a la policía o los servicios de protección infantil. Cada estado tiene diferentes leyes sobre el reporte obligatorio del abuso sexual contra niños; la información de contacto para los servicios de protección infantil está disponible en ChildWelfare.org.
  • Tenga en cuenta las protecciones federales: Las leyes federales protegen a los estudiantes del abuso sexual, la agresión sexual y la mala conducta sexual, lo cual ayuda a brindar entornos de aprendizaje seguros y de apoyo.
    • El Título IX prohíbe la discriminación basada en el sexo en todos los programas o actividades educativos que reciben asistencia financiera federal, incluyendo las situaciones de agresión sexual y mala conducta. Se aplica a las escuelas públicas y privadas, desde kínder hasta la educación posterior a la secundaria. El coordinador del Título IX de un distrito o escuela puede brindar información adicional sobre los procedimientos de queja de una escuela.
    • La Ley Clery requiere que las escuelas y universidades preparen un reporte de seguridad anual con estadísticas de delitos en el campus (que se encuentra aquí), y que asesoren a la comunidad del campus acerca de los lugares en que se puede encontrar información sobre los delincuentes sexuales registrados. Muchas escuelas y universidades han desarrollado protocolos y memorandos de entendimiento con la policía local a fin de coordinar las respuestas de la comunidad a cualquier estudiante que reporta una agresión sexual.
  • Conozca las políticas de la escuela: Además del sistema de justicia penal (criminal) que aborda la agresión sexual, las escuelas también tienen procesos para garantizar la seguridad de los estudiantes. Las escuelas pueden clasificar la conducta sexual inapropiada como violaciones de las políticas, a menudo definidas de manera más amplia que los delitos penales (criminales), lo cual podría resultar en la suspensión o expulsión. La administración de la escuela puede brindar medidas provisionales adicionales, tales como cambiar una residencia en el campus, emitir órdenes de no contacto en el campus, ajustar los horarios de clases, restringir el acceso a ciertos eventos del campus, etc.
  • Hable acerca de la prevención: La prevención es fundamental para la seguridad escolar. La Ley Clery exige que las universidades brinden programas de intervención de observadores y otras estrategias de prevención. Muchas escuelas K-12 ofrecen programas de prevención basados en la escuela en colaboración con organizaciones de prevención locales y nacionales, centros locales de crisis por violación, coaliciones estatales y territoriales y centros de defensa infantil. Estos programas e iniciativas se enfocan en los esfuerzos para prevenir el abuso sexual infantil y la agresión sexual de adultos antes de que alguien resulte perjudicado. Averigüe si su escuela o campus está implementando programas de prevención efectivos a través de los recursos que se indican más adelante.
Para obtener más información, visite estos recursos
Recursos para administradores y educadores de K-12
Recursos para administradores y educadores de educación superior