Preguntas & Respuestas sobre agresión sexual y delitos sexuales


El abuso sexual incluye muchos comportamientos diferentes. Para los adultos, incluye cualquier acto sexual cometido contra alguien sin el consentimiento otorgado libremente por esa persona. Para los adultos incapaces de dar su consentimiento y los niños, la definición de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades incluye “cualquier acto sexual completado o intentado (no completado), contacto sexual o explotación (es decir, interacción sexual sin contacto) con un/a niño/a” por parte de un adulto o un joven mayor. El abuso sexual incluye tanto tocar (p. ej., relaciones sexuales forzadas, abuso sexual de niños, manoseo e intento de violación) y delitos no relacionados con el tacto (p. ej., descargar o distribuir pornografía infantil, exhibicionismo), y afecta a personas de todas las edades. Conocer los datos sobre el abuso sexual es una forma de crear conciencia e identificar estrategias de prevención para aumentar la seguridad.

En comparación con otros delitos, la violencia sexual es el delito violento menos denunciado en los Estados Unidos (Oficina de Estadísticas de Justicia, “Encuesta Nacional de Victimización de Delitos: Abusos no reportados a la policía, 2006-2010”, 2012). Aproximadamente 2 de cada 3 o 65% de las agresiones sexuales de adultos no se reportaron a la policía entre el 2006 y 2010 y el 68% de los abusos violentos de jóvenes de 12 a 17 años (incluye violación/agresión sexual, robo y agresión agravada y simple) no se reportaron a la policía. La Encuesta Nacional de Victimización de Delitos 2016 determinó que solo el 23% de las violaciones y agresiones sexuales se reportó a la policía (BJS, 2016).

Las personas que abusan sexualmente varían en las razones por las que cometen el delito, contra quién abusan y los diversos comportamientos y delitos sexuales que cometen. Si bien nuestra comprensión de las causas y los orígenes del comportamiento de abuso sexual todavía se está desarrollando, la investigación muestra claramente que, en muchos casos, el abuso sexual es un comportamiento aprendido. Hay una serie de factores que contribuyen, incluyendo las condiciones negativas o adversas en el desarrollo temprano. Además, muchos delincuentes sexuales racionalizan su comportamiento de abuso sexual, y muchos tienen problemas con la autorregulación y el control de los impulsos. (Visite www.smart.gov/SOMAPI si desea obtener más información sobre las causas del comportamiento de abuso sexual.)

Si usted o alguien que conoce ha sido abusado sexualmente, hay ayuda y apoyo disponibles. Los contactos nacionales a continuación están disponibles para cualquier persona que busque información y recursos sobre abuso sexual; también hay muchos recursos locales disponibles que vale la pena explorar. En una emergencia, marque el 9-1-1 para obtener asistencia local inmediata o, si involucra a un/a niño/a, llame a los servicios locales de protección infantil para reportar el abuso sexual.

  • Línea Directa Nacional de Abuso Infantil Childhelp
    800-4-A-CHILD Línea directa disponible las 24 horas con consejeros profesionales de crisis que ofrecen intervención en crisis, información y referencias a emergencias, servicios sociales y recursos de apoyo.
  • Portal de Información sobre Bienestar Infantil
    Ofrece información sobre cómo denunciar el abuso sexual infantil, así como las responsabilidades de las personas obligadas a reportar, estado por estado.
  • Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados
    800-843-5678 Línea gratuita para reportar a la policía cualquier información sobre niños desaparecidos o explotados sexualmente. Disponible las 24 horas, los 7 días de la semana en todo Estados Unidos, México y Canadá. La línea directa de TDD es 800-826-7653.
  • National Children’s Alliance
    Asociación nacional para centros de defensa infantil que brinda referencias y apoyo y acreditación para centros locales de defensa infantil.
  • Centro Nacional para Defensa de la Niñez
    Brinda referencias y capacitación a centros locales para defensa infantil.
  • Centro Nacional para Víctimas del Delito
    800-394-2255 Línea de ayuda gratuita que ofrece consejería de apoyo, información práctica sobre el delito y abuso, y referencias a recursos de la comunidad local, así como defensa especializada en los sistemas de justicia penal (criminal) y servicios sociales.
  • Red Nacional de Violación, Abuso e Incesto
    800-656-4673 Línea telefónica nacional gratuita de agresión sexual. Formato de mensajes instantáneos Línea Nacional de Agresión Sexual. Ambas líneas directas son gratuitas y están disponibles las 24 horas del día, y ofrecen apoyo de crisis seguro, anónimo y confidencial para las víctimas de agresión sexual y sus amigos y familiares.
  • MaleSurvivor
    Brinda apoyo y recursos para víctimas masculinas de agresión sexual, incluyendo referencias de terapeutas y apoyo de pares.
  • 1in6
    Línea de ayuda para hombres víctimas de agresión sexual, así como grupos de apoyo de pares en línea.
  • Centro Nacional de Recursos sobre Violencia Sexual
    Brinda recursos, materiales y otra información para ayudar a las personas y organizaciones a prevenir y responder a la violencia sexual. 717-909-0710; Sin cargo: 877-739-3895; TDD: 717-909-0715

El abuso sexual afecta a todos: todas las edades, todas las razas y etnias, en todas las áreas del país. Hasta 1 de cada 4 niñas y 1 de cada 20 niños sufre abuso sexual antes de los 18 años. Las personas entre 18 y 24 años tienen una de las tasas más altas de abuso sexual. E incluso las personas más adelante en la vida pueden ser vulnerables al abuso sexual. Entre todas las edades, el adulto, adolescente o niño/a que sufre daños a menudo conoce a su abusador, lo cual puede incluir miembros de la familia, parejas íntimas, compañeros residentes o proveedores de atención. A lo largo de su vida, casi 1 de cada 5 mujeres y 1 de cada 71 hombres reportó haber sufrido violaciones en algún momento de sus vidas. Aproximadamente el 45% de las mujeres y el 22% de los hombres reportaron haber experimentado violencia sexual distinta de la violación, tales como haber sido forzados a penetrar a otra persona, coacción sexual, contacto sexual no deseado o experiencias sexuales no deseadas sin contacto en su vida.

Tal como se señaló, el abuso sexual es el delito menos denunciado, y gran parte de lo que sucede está oculto a la vista del público. Dado que no vemos la mayoría de los abusos sexuales, tampoco vemos la imagen completa de las personas que abusan sexualmente. La investigación establece que los delincuentes sexuales registrados son un pequeño porcentaje de aquellos que han cometido algún tipo de abuso sexual. Lo que hemos aprendido de los delincuentes sexuales conocidos es que no todas las personas que abusan sexualmente son iguales, y los adolescentes son muy diferentes de los adultos que abusan sexualmente. Cuando se observa el abuso sexual infantil a través de esta lente más amplia, vemos que el 30 a 50 por ciento de los jóvenes son abusados sexualmente por otros menores. Sabemos que la mayoría de las personas que abusan sexualmente son conocidas por la víctima. Es importante reconocer tanto la complejidad del problema como lo común que puede ser para que tengamos la urgencia y la capacidad de desarrollar una respuesta integral y efectiva.

Los delitos sexuales son uno de los delitos menos denunciados y a menudo no son vistos por nadie que no sea la víctima y el perpetrador. Debido al bajo registro, las tasas de reincidencia encontradas en los estudios probablemente no reflejan las tasas de reincidencia reales. A pesar de esto, los estudios han dado resultados útiles. Los estudios que han rastreado a los delincuentes sexuales adultos durante períodos de tiempo más largos muestran que la probabilidad de reincidencia por otro delito sexual varía del 5 por ciento después de 3 años al 24 por ciento después de 15 años. Los delincuentes sexuales, independientemente de su tipo, tienen muchas más probabilidades de cometer un delito general no sexual que otro delito sexual. Sin embargo, no todas las personas que cometen delitos sexuales son iguales y los diferentes “tipos” de delincuentes tienen tasas de reincidencia significativamente distintas. Por ejemplo, la investigación ha encontrado que las tasas de reincidencia más altas son de abusadores de niños que abusan sexualmente de niños fuera de su familia.

Las personas que han cometido un delito sexual son un grupo diverso de personas, que varían en edad y género, y pueden haber cometido diferentes formas de abuso sexual (p. ej., tocar, no tocar, con violencia, coerción, no forzado). Al responder esta pregunta, es útil saber si el individuo es un/a niño/a, adolescente o adulto; qué delito cometió; su historial de comportamiento delictivo (si lo hay), su nivel cognitivo de comprensión y muchas otras consideraciones. Si alguien ha cometido un delito sexual, una evaluación psicosocial detallada puede ayudar a determinar tanto su nivel de riesgo como la forma en que podría (o no) beneficiarse del tratamiento. La investigación muestra que con una intervención efectiva, la mayoría de los niños y adolescentes pueden aprender a vivir de manera segura en la comunidad. Para obtener más información sobre el tratamiento y las estrategias de manejo de delincuentes sexuales, visite la Iniciativa de Planificación de la Gestión y Evaluación de Delincuentes Sexuales.

La mayoría de las personas condenadas por un delito sexual finalmente regresan a sus comunidades. Con un tratamiento especializado y supervisión comunitaria, muchos podrán vivir vidas seguras, productivas y estables. El tratamiento y la supervisión de los delincuentes sexuales es una herramienta importante para promover la responsabilidad del delincuente, reducir la reincidencia y mejorar la seguridad pública. Sin embargo, si los delincuentes sexuales violan sus condiciones de liberación y supervisión, pueden regresar a su reclusión.

El abuso sexual se puede prevenir, tanto antes de que se cause algún daño como previniendo daños futuros. Existen muchos tipos diferentes de enfoques de prevención, que van desde la intervención individual de los observadores hasta los planes de seguridad familiar, desde la prevención situacional comunitaria hasta las políticas sistémicas. Obtenga más información sobre las estrategias de prevención y los diferentes enfoques en las escuelas, comunidades y organizaciones que sirven a los jóvenes.